El pasado 5 de Mayo tuve el placer de participar en la presentación del proyecto SAM en Mahón.

Fue una experiencia maravillosa de tres días en que tuve la posibilidad de compartir mis pasiones con gente de una sensibilidad y amor enorme por los animales y la naturaleza.

El proyecto SAM nace con unos firmes pilares en favor de la ecología y el respeto por la naturaleza y por todos los seres vivos.

Unas bases que pretenden conciliar la actividad humana (implicando a los agentes públicos y privados de la zona), con el bienestar emocional (mediante intervenciones asistidas con caballos, siempre pié a tierra); A la vez que se potencian  valores sociales y ambientales, recuperando la calidad de la vida natural, ayudando a la conservación del paisaje y a la biodiversidad, e incrementando el atractivo turístico del lugar.

Mi primer día en la isla se centró en la presentación de la gestión agro-forestal del proyecto, sustentada en tres ejes básicos:

El primer gran eje, la auto-sostenibilidad de la finca, es decir, conseguir que la finca y las actividades que en ella se realicen, sean económicamente viables, posibles y rentables.

El segundo es la preservación y conservación del paisaje. Este punto conlleva colaborar con la comunidad local, para que los beneficios repercutan también en ella y los agentes privados y públicos de la misma, se sientan parte del proyecto, colaborando en la gestión responsable del territorio y su sostenibilidad. Debemos tener en cuenta que la preservación del paisaje, los efectos positivos en la biodiversidad y el empuje turístico que se derive, tendrán efectos muy positivos en la isla, posibilitando la promoción de productos diferenciados, actividades de voluntariado, etc., que incrementarían el conocimiento y reconocimiento social de Menorca.

Y el último pilar, la preservación de la biodiversidad (flora y fauna), basándonos en la creación de refugios de flora y fauna, y una agricultura sin la utilización de pesticidas (insecticidas, fungicidas y herbicidas), ni de fertilizantes minerales.

El segundo día lo dedicamos a realizar un taller práctico de terapia asistida con equinos, en el que compartimos y vivenciamos momentos mágicos, gracias a la sensibilidad que tienen estos maravillosos seres para ayudarnos a desarrollar todo nuestro potencial como personas.

El proyecto SAM pretende integrar harmónicamente la actividad humana, con el trabajo terapéutico, el bienestar emocional, y el respeto por los valores ambientales.

Finalmente, el tercer día, visitamos una de las posibles fincas donde podría ubicarse el santuario de caballos SAM. Se trata de un paraje idílico en cuanto a posibilidades, paisaje e idoneidad. No obstante, en el transcurso de la visita observamos algunos aspectos que pasamos a comentar a continuación, pues deberíamos reflexionar  sobre ellos:

En primer lugar, pudimos constatar el abandono de gestión forestal que padece la finca, pues hace muchos años que no se trabaja y este hecho implicaría una enorme cantidad de esfuerzo económico y humano para tener un bosque apto para la pastura.

Otro gran hándicap de la finca, es la distribución de los diferentes puntos de agua para que los caballos la tengan a su disposición. No todos los que pudimos ver estaban activos, y persiste la incógnita de si habría la posibilidad de que diesen suficiente agua.

Y por último, el gran coste económico y laboral que supondría el vallado del terreno, debido a la larga extensión de la finca, a su estructura y parcelación, implicaría un cercado perimetral muy extenso, sumado al hecho de que la parcelación interna sería dificultosa.

Aunque la finca fue de nuestro agrado, debemos tener en cuenta los puntos comentados para poder realizar una profunda valoración de todos los parámetros, y ver cuál sería la mejor forma de abordarlos, para darles solución, siempre respetando la sostenibilidad económico, social y ambiental que hemos hecho anteriormente referencia.

El proyecto SAM, que no exento de retos que superar, y aspectos a sopesar, nos llena de ilusión y nos anima a seguir firmes y convencidos para convertirlo en  realidad un día muy cercano.